El coche a gas le planta cara al elctrico

5 agosto 2013

Desde hace unos dos años ya están circulando por nuestro país. Al igual que ocurre con los híbridos, que para funcionar necesitan combustible y electricidad, los coches que se mueven con autogas no emiten ningún ruido y cuentan con dos depósitos, uno exclusivo para el gas licuado del petróleo y otro para el combustible.

Pues bien, son estos automóviles los que cada vez se están introduciendo más en la flota automovilística española en un momento delicado para los tradicionales motores de gasolina, que tanto contaminan y perjudican la salud, y también para los eléctricos.

La Organización Mundial de la Salud ya relaciona claramente varios agentes tóxicos que despiden los tubos de escape de los vehículos convencionales con el incremento de enfermedades de tipo cardiorrespiratorias, especialmente en las ciudades con un tráfico más denso. Según el jefe del departamento de desarrollo de autogas de Repsol, David Fernández, aquellos vehículos que circulan con autogás, mezclando butano con propano, no expulsan partículas y emiten menos agentes tóxicos, hasta en un 70 y 90% menos que algunos de gasolina.

La empresa  petrolera cuenta con casi 200 estaciones de servicio en las que se puede rellenar el depósito con este combustible, y espera aumentar sus puntos de recarga en cien puntos más para dentro de dos años, incentivada sobre todo, por la regulación ambiental que cada vez es más severa. Como ejemplo tenemos el Plan de Calidad del Aire, que espera penalizar fiscalmente los coches que más contaminan a partir del 2015, pese a no conocerse todavía los detalles de dicha medida.

Y es que este carburante puede suponer un gran enemigo para los eléctricos por su bajo precio, ya que se extrae de bolsas subterráneas que están al lado de las de gas natural, y tienen un coste la mitad menor que el de la gasolina, 0,75 euros por litro. Con lo que el conductor se puede ahorrar un 40% frente a la gasolina.

También desde compañías como Cepsa esperan que aumente el número de vehículos de este tipo, y ya están abriendo más estaciones de servicio para repostar autogas. Según estimaciones de la misma, el 1% del total de vehículos en España usará autogas de a qui a tres años.

Repsol calcula que de 13.000 a 15.00 vehículos ya están usando esta mezcla como sistema de propulsión, superando en gran medida a los híbridos, de los que por ejemplo en 2012 se matricularon 672 vehículos y a los eléctricos.

Por tanto, ¿contaminan menos los eléctricos que los de autogas? Lo cierto es que los eléctricos contaminan menos en cuanto a las emisiones que produce el coche en sí, pero para generar esa energía eléctrica todavía se contamina mucho, como ya venimos diciendo en este blog, lo que se reduciría a cero si se usaran fuentes de energías renovables.

En cuanto a la situación europea, el sector estima que hay unos ocho millones de turismos que usan el autogas, y a nivel mundial, es el combustible alternativo más usado, sumando un total de más de 21 millones de vehículos. Estamos por tanto, ante un competidor serio de la movilidad eléctrica.

 

http://www.miscocheselectricos.com/el-coche-a-gas-electrico-1684.html